El otro día escuché a mi vecina decir que se había puesto pasta de dientes en la barbilla para secar un granito… ¡Y yo que pensaba que esto estaba superado! Cierto es que en torno al acné siempre han habido muchos mitos. Hoy vamos a hablar de aquellos que parecen no estar resueltos. 

Pocos se libran de que, de vez en cuando, les salga algún granito. La principal causa es hormonal, pero el estrés, desequilibrios en la alimentación o algunos cosméticos también influyen. Normalmente, aparecen alrededor de la boca, el mentón y barbilla. 

En la inmensa mayoría de los casos es totalmente reversible. Pero es ahora cuando entran los mitos y empeoramos la situación nosotros solitos. 

Tocar los granos supone dañar la piel y que ese grano que iba a desaparecer en poco tiempo se convierta en una cicatriz mucho más duradera. 

La pasta de dientes puede secar el grano, pero también secará la piel que lo rodea. Además, los dentífricos llevan activos que pueden taponar el poro o irritar la piel. Y la piel, cuando se irrita, responde defendiéndose mediante la producción de sebo e inflamándose… Es decir, que por secar un grano podemos ocasionar un efecto rebote o un empeoramiento del brote. 

Y no voy a entrar en tema infecciones….

En esta misma línea hemos de evitar limpiar de manera excesiva la piel, frotándola o usando jabones o limpiadores agresivos. Me reitero: la piel ante una agresión se defiende. No la mosquees. 

No estoy diciendo que, cada vez que te salga un grano crees un área de seguridad alrededor o que no pongas remedio. Más bien estoy diciendo que no te dejes llevar por el estrés y te desahogues pellizcando el grano, poniéndote dentífrico o usando alcohol. En lugar de eso, utiliza un producto adecuado para acelerar su curación y mantener los brotes a raya. 

Un cosmético adecuado para ello debe tener acción antiinflamatoria, seborreguladora y exfoliante. 

SVR Sebiaclear Active es una opción de producto adecuado para tratar los brotes y, ya de paso, aplicarlo en la nariz para controlar los puntos negros. 

Sé usa tras la limpieza, por la mañana o por la noche. Y no olvides la protección solar (el sol no cura los granos, otro mito).