La máscara de pestañas es clave en el maquillaje. Basta con aplicarla para que cambie la expresión de los ojos y, por tanto, del rostro. Por ello, es importante recordar algunos errores que solemos cometer para evitarlos y sacarle el máximo partido a este paso imprescindible en maquillaje:

  • Bombear el cepillo dentro y fuera de la máscara. Así haremos que entre aire en el envase, haciendo que la máscara se seque antes. Además el producto pierde calidad, estropeándose el resultado final.
  • No retirar el exceso de producto. Si aplicamos exceso de producto, eso se traducirá en grumos en las pestañas. Puedes hacerlo pasando un clínex por el cepillo si crees que tiene demasiado producto.
  • No realizar movimientos en zigzag para aplicarla. La máscara debe comenzar a aplicarse en la raíz de las pestañas con un movimiento en zig-zag e ir deslizando suavemente hasta las puntas.
  • No aplicar en las pestañas inferiores. Puedes hacerlo y te encantará el resultado. Pero si te cuesta hacerlo sin mancharte, aplícalo solo en la raíz de las pestañas poniendo el cepillo perpendicular al párpado.
  • No utilizar máscaras que cuiden tus pestañas. Una de las principales causas de  caída o fragilidad de las pestañas es el uso de máscaras que resultan agresivas para las pestañas, como pueden ser las  que contienen muchos fijadores o disolventes. La mejor opción es optar por máscaras de tratamiento,  que cuidan tus pestañas a la vez que las maquillan.
  • No desmaquillarte los ojos con productos específicos. De la misma manera, un desmaquillante inadecuado también puede dañar tus pestañas. Utiliza un desmaquillante específico y respetuoso con tus pestañas. Utilízalo para desmaquillar tus ojos en primer lugar y después desmaquilla el resto del rostro con tu producto habitual.
  • No tener en cuenta la fecha de caducidad de las máscaras. Recuerda que las máscaras tienen una fecha de caducidad que viene indicada en el envase. Normalmente viene indicado con la siglas PAO, que indican cual es la vida útil del cosmético dese que se ha abierto por primera vez.

Olvidar que las máscaras se aplican cerca del ojo. No dejes que el maquillaje te ocasione un problema de salud ocular. Utiliza siempre máscaras testadas oftalmológicamente, de alta tolerancia e hipoalergénicas.