Hay situaciones en las que, sencillamente, no pega ir maquillada pero quieres ir guapa. Pongo un ejemplo: para ir a esquiar no es adecuado maquillarse, entre otras cosas, porque el maquillaje podría acabar corriéndose con el sudor y la humedad. Pero claro, después viene el…