Rocío tiene veintipocos. Es una chica guapísima pero los granos le traen de cabeza. No padece acné severo, solo algún brote esporádico que quiere tratar. 

Ella me pidió que le ayudara con la peor premisa que se me puede decir “Recomiéndame una crema para…” Yo no entiendo de cremas, entiendo de rutinas completa. Y este caso es el mejor de los ejemplos: 

  • Rocío: “Carmen, tengo un brote de acné. Dime que crema me pongo”. 
  • Yo: “¿Cómo te cuidas la piel?”. 
  • Rocío: “No lo hago”. 
  • Yo: “¿No te retiras el maquillaje? ¿No te hidratas?”. 
  • Rocío: “Bueno… me lavo la cara en la ducha con el mismo gel del cuerpo y me pongo cualquier crema que vea…”

Y paro de contar, porque esto se está pareciendo a una película de miedo. 

Entiendo que una chica joven muestre un poco de desinterés en el cuidado de la piel si no tiene ninguna preocupación específica. Pero aprovecho para decir que, como mínimo, deben usar una buena protección solar y un limpiador suave. Porque eso sí, cuidarse la piel poco, pero el maquillaje ya les gusta más. 

En el caso de Rocío, sí que tiene preocupaciones específicas. Su piel es grasa y muy reactiva. Esos granitos y brillos que le preocupan no hacen más que agravarse cuando usa limpiadores o cremas que no son adecuadas para ella. 

Por lo tanto, aquí tenía el primer reto: explicarle que no se trata de usar una crema en el brote de granos y ya está. Tiene que empezar a cuidarse la piel, desde por la mañana hasta por la noche, con productos específicos para ella y ser constante. Este primer objetivo parece que caló y se mostró dispuesta a empezar a cuidarse la piel. Fue entonces cuando me planteó un segundo reto: la rutina debe ser barata… Recogida esta petición, comenzamos. 

¿Cómo debe ser una rutina para piel grasa, con granos, brillos, poros dilatados y puntos negros? 

He puesto todas las imperfecciones posibles relacionadas con la piel grasa, lo sé. Pero tiene una explicación: así me ahorro explicar por qué es importante comenzar la rutina con una limpieza adecuada: 

POR LA MAÑANA: 

PASO 1: LIMPIAR

Este gel limpiador es adecuado para pieles grasas porque está formulado con ácido salicílico. Este activo es soluble en la grasa de la piel, lo cual lo hace más efectivo en la limpieza de los poros. 

PASO 2: TRATAR

Volvemos al ácido salicílico, que aunque no lo reivindique en el envase forma parte de esta fórmula. Al ser soluble en grasa, controla los puntos negros, todo ello potenciado con la gluconolactona. A diferencia del ácido salicílico que es un BHA (beta-hidroxiácido), la gluconolactona es un PHA (polihidroxiácido) de segunda generación que, sin agredir la piel, desincrusta los poros y mantiene a raya las imperfecciones. Esta fórmula exfoliante va acompañado de niacinamida, un activo interesante en general, pero para pieles grasas en especial. Controla el tamaño del poro y tiene acción antimicrobiana. La textura es de gel no graso, ideal como base de maquillaje lo cual, debo reconocer, que tengo comprobado. 

PASO 3: PROTEGER

El filtro solar Eclisum es mi favorito. Lo adelanto porque se me va a notar la predilección. Es de amplio espectro, es decir,  protege frente a varios tipos de radiación UV y, además, su fórmula está cargada de antioxidantes. Así, sin que Rocío lo sepa, le he empezado a introducir activos antiedad. 

Me pidió que la protección solar tuviera color y yo cedí. Al final va a simplificar y para ella ahorrarse un paso es clave. Y, ese paso que se ahorre, no va a ser el maquillaje. Así que, o cedía, o tenía las de perder. No obstante, os dejo ambas opciones: con y sin color. 

Esta protección solar, de amplio espectro, cargada de antioxidantes deja la piel mate, efecto terciopelo, como si fuera una prebase. En conclusión, preciosa. Ya os dije que me gustaba mucho…

POR LA NOCHE: 

PASO 1: LIMPIAR

Volvemos a limpiar la piel para retirar polución, impurezas y exceso de grasa. También el maquillaje si te has maquillado, aunque no recomiendo este producto para desmaquillar los ojos. 

PASO 2: RENOVAR Y TRATAR

La loción para pieles grasas de Neostrata se aplica con un algodón. Yo recomiendo su uso de manera localizada, en las zonas más grasas y siempre evitando el contacto con los ojos. Renueva la piel gracias a su alta concentración en ácido glicólico. Trata los granos gracias a la clorhexidina, que es antimicrobiano. Por ello, este producto debe ser usado con precaución: 

  • Comienza usándolo en noches alternas, hasta que la piel se acostumbre. 
  • Si la piel está enrojecida, espacia su uso. Agrediendo la piel nunca ganarás la batalla. 
  • No la uses si vas a tomar el sol el día siguiente ni el mismo día de la exposición. 
  • En conclusión, no abuses. 

PASO 3: CALMAR  

Si por Rocío fuera, la rutina habría terminado con la loción. Fui yo la que le insistí en que utilizara una hidratante adecuada para ella. 

La Niacinamida o vitamina B3, como dije antes, es una activo muy interesante en general y para pieles grasas en particular. Este activo es calmante, algo que agradece la piel grasa. 

The Inkey List Niacinamide, además, está formulado con ácido hialurónico, que es hidratante. Para mi no es determinante el ácido hialurónico como activo, pero complemento me parece adecuado. 

Por ello, este gel acuoso es ideal para calmar la piel tras la Loción para pieles grasas de Neostrata, que lo necesitará. También es adecuada para aplicar cuando necesite calmar e hidratar la piel. 

¿Cómo sería rutina de belleza completa para piel grasa, con granos y brillos?

Tratamiento:

Para acabar, recomiendo un desmaquillante específico para ojos ya que, como he dicho antes, el limpiador facial para pieles grasas de esta rutina  podría ser muy agresivo para este área tan delicada: 

Por último, también planteo una alternativa a la protección solar porque, aunque a mi me encanta su textura terciopelo, hay quien prefiere una textura totalmente mate: 

No te pierdas: 

Cómo recuperar pestañas dañadas por extensiones

También podéis ver el vídeo en mi perfil de Instagram.